Entrevista con Marco Antonio Campos

Descalzos por el mundo   Por Velázquez Solórzano Rodrigo     Al grupo de base  Flores Magón   La viuda del poeta Hugo Gutiérrez Vega se presentó en la Feria Internacional del Libro en el Zócalo de la ciudad de México para despedir a su esposo en una breve ceremonia donde fue acompañada por el…

Dos poemas de Antonio Flores Schroeder

Te metías en cada problema Primero en la calle Benzodiacepina para huir de las arañas que te perseguían antes de circular por la avenida Clonazepam para encontrar tus somnolencias dormidas. Loca en el periférico Modafinil en las garras de Morfeo y al final cuando ya nadie iba tras de ti solías dormir en la banqueta…

Heroína

Antonio Flores Schroeder 1 En esta noche ciega y sin monedas mi corazón de estropajo se deshiló duelen las entrañas de cobre y mis manos olvidadas del fuego quedaron quietas en los senos de una mujer transparente fría inevitablemente fantasmal 2 Por eso la mirada una ventana sucia un delirio infantil que empeño en cada…

Media noche.

Déjame guiarte en el sendero de mi piel Ángeles que queman suspiros en papel Entre infiernos que se tornan más fuertes que el edén Mira como arden nuestros sueños en licor Nademos entre ríos en la habitación Noches de desvelo de consolación Fantasías que seducen cada exhalación Placeres espectrales sin desolación Juegos delirantes, loca inspiración…

Atar(de)Sol

Por Carlos Gutierrez Valverde @valverde440   (Para Belle Charlotte, también) A Daniel Olivares Viniegra lo conocí hace mucho tiempo. Lo conocí por dos razones: la primera razón fue porque yo era un estudiante de bachillerato; la segunda, porque él tenía un taller literario. Era estar en el lugar correcto y en el momento correcto. Yo era…

INEFABLE AGONÍA

¿Por qué? Por qué en lugar de arrancar  las páginas de este libro roto sigo escribiéndole más historias. Por qué matarme así, por qué me diste libre albedrío para partirme la madre contigo… Si tú ya habías muerto antes, si 23 veces habías dolido por las noches, por qué enredar  tus piernas con las mías…

TROVA DE MEDIANOCHE.

Descubrimos el infinito con lenguas entrelazadas; mis labios aferrándose a los tuyos mientras la banda sonora nos marcaba el movimiento para un buen compás. Besos ardientes, manos traviesas, deseos cumpliéndose…   El tiempo era ese, tres minutos de aquella canción y un par de copas encima, con la naturaleza recorriendo nuestras venas, llegando y despidiéndose…