Monólogo del desolado.

 

cuent11o dos

Ilustración Jal Reed

Cuento escrito por Armando Noriega.

@mando_rock

I

 

Les quiero contar lo que me sucedió hoy por la mañana. Algo verdaderamente insólito. Sorprendente. Espectacular. Todo sucedió de camino a la oficina, aún el frío hacía que el esqueleto temblara, la neblina apenas dejaba ver las luces delanteras de los automóviles; recuerdo que en el café rodante que estaba en la esquina de Barazra sonaba muy amenamente un concierto en flauta y violín de Antonio Vivaldi.

Llegué a la oficina extasiado, no podía creer lo que había ocurrido. No quise contarle a nadie hasta llegar a casa. Los segundos en el trabajo se convertían en minutos, los minutos en horas y las horas en días. No pude probar alimento a la hora del almuerzo; el recorrido a casa de no más de siete minutos a pie se transformó a un tiempo inexplicable; todo se detuvo, el tiempo, el espacio, mi andar… Eterno se hizo el día para poder llegar a mi escritorio, sentarme en aquella silla de madera incómoda que ya está por derrumbarse en cualquier instante, sacar la hoja en blanco del cajón, la pluma que siempre me acompaña y escribirles sobre lo ocurrido esta mañana.

Después de pensar en los problemas de todo hombre soltero, que vive en un apartamento alquilado, que debe salir a comer al lugar más barato que encuentre en la zona, caminar horas y horas fumando cigarrillo tras cigarrillo. Pensando en cómo sería el amor ideal; deseando en formar una familia sin realmente quererla. Entrar a las librerías de viejo y salir con siete u ocho libros que devoraré en menos de quince días. Buscar la hora y el día ideal para entrar a la sala del cine o del teatro solo sin que nadie se percate de ello. Que nadie se percate de mi presencia. Pensaba en esto cuando escuché que el timbre del apartamento sonaba por tercera vez, y que iniciaban los avisos a la puerta manualmente, no sé cuántas veces habían llamado ya.

 

II

 

Visitas inesperadas. Visitas que matan carcomiendo por dentro lentamente. Visita donde no hubo palabras, sólo miradas, miradas fijas que penetran el alma…

Me levanté de mi silla de madera cuidadosamente para que no se desintegrara para atender la puerta. Tiempo que se fue y no volverá, tiempo perdido en dimensiones que no conoceré.

Después de escribir el último párrafo tardé veintitrés minutos en volver a sentarme y comenzar a escribir. Me levanté de nuevo ahora a poner un poco de música para amenizar mi noche y poder escribirles la historia que me sucedió hoy que sé, también los dejará con la boca abierta.

Siempre me tardo en escoger qué libro leer, qué película ver y como ahorita, qué disco poner en el tocadiscos, hoy me decidí a poner la canción que más me pone nostálgico: Love Street de The Doors.

Dejémonos de charlatanería y déjenme contarles esta historia que comienza así…

 

 

Ilustración realizada por Jal Reed. Para saber y conocer su trabajo visita su cuenta oficial de Facebook: www.facebook.com/Jalreed/ 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s