TROVA DE MEDIANOCHE.

Descubrimos el infinito
con lenguas entrelazadas;
mis labios aferrándose a los tuyos
mientras la banda sonora
nos marcaba el movimiento
para un buen compás.
Besos ardientes,
manos traviesas,
deseos cumpliéndose…

 

El tiempo era ese,
tres minutos de aquella canción
y un par de copas encima,
con la naturaleza
recorriendo nuestras venas,
llegando y despidiéndose
como olas en la arena 
suaves,
fuertes 
arrebatadoras.

 

Aquella noche descubrimos 
que el sabor nuestros labios
embriagados en licor
de media pinta,
saben mejor que aquellos
que en la sobriedad 
habíamos desgastado.

 

Trova de medianoche,
deseos desenfrenados
y alcohol en nuestro sistema
fueron capaces de apaciguar
nuestros demonios
y mostrarnos con 
luces fluorescentes
otra manera de amar.

Yael Razo/ Ando en busca…

 

Poema de Yael Razo, originaria de Guanajuato y escritora por vocación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s