El PornoRock (esté con ustedes y… con su espíritu)

Por…noRocker : Ricardo A. G. De La O    @CoapaRitch

 

Capítulo 1 .- El PornoRock no tiene la culpa

El PornoRock no lo escogí yo, él me escogió a mí por una simple y sencilla razón: él sabía que yo no podría resistirme, él sabía que en mí podría encontrar un lacayo en quien confiar y un cómplice de sus más perversas fantasías . Pero no siempre fue así. Un día hubo un chamaco de 11 años en mí, que lo único que quería era tocar un par de covers para echar desmadre en la casa de los vecinos y quizás después, ligarse alguna chavita para darse unos besos. Lo primero (lo del desmadre) pasó, pero lo segundo ¡no! Aunque eso, la verdad no fue algo decisivo en mi camino (en ese entonces).

Cuando el rock entró en mis venas, fue una pinche bomba atómica que me reventó desde adentro. Así empezó mi carrera delictiva en el PornoRock; siempre clavado en la onda de tocar lo más fuerte y ruidoso que pudiera. Y así empecé, a encontrar cómplices en el bajo mundo del ruido y la destrucción.

Mi primera banda, ya en serio, que formé cuando ya iba en segundo de secundaria (y  ya en serio me refiero a ensayar todos los viernes) se llamaba “Orgia Semestral”. Creo que ese nombre fue decisivo en mí, fue un pequeño esbozo de lo que el PornoRock quería hacer conmigo en los años siguientes. No nos fue tan mal en esa banda que duró alrededor de dos años (duró hasta que salimos de secundaria). De hecho, estuvimos una temporada en vacaciones de verano, en Acapulco, tocando en el restaurante bar de un hotel en la costera que no recuerdo el nombre, sólo sé que era justo enfrente de Disco Beach, sobre la “infamosísima” costera. Puedo decir que las experiencias más gratas en ese “mini tour” no sólo fueron en el escenario, sino también, en un “table” justo a una cuadra del hotel donde nos quedábamos. De hecho, creo que nos gastamos ahí en ese lugar todo lo que nos pagaban y créeme, recuerdo que valía la pena cada centavo que le invertimos en el “negocio”…

Desde ahí empezó todo, ahí empezó rock y chicas encueradas , chichis, pelos y guitarras eléctricas; la verdad, creo yo… muy buena combinación. Seguro eso sí definió algo en mí, en ese preciso momento supe que quería hacer en la vida. Y sigo aquí muchos y muchos años después…

En fin, todo este choro es sólo para presentarme como lo que soy, un simple y mortal PornoRocker que quiere ir contándoles su camino en el tenebroso mundo del rock underground y no tan underground en México y en algunos otros países; y años y años de anécdotas, pensamientos, mamadas, jaladas y demás tarugadas que se me ocurran desde mis principios en el rock; hasta en este momento con Coapa Bitch !Y como bien dice la banda Bostick: “y también en la máquina rockanrolera del Coapa Bitch Volumen 69 ‘Historias Calientes’, Dios salve a las bandas, hoy que pérdidas están…”

Nos leemos pronto ¡Baygon!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s