Entrevista a Moria Chappell

Por Luna Tarrot

Moria Chappel es una bailarina de fusión tribal, género que mezcla ATS, belly dance y diversos géneros con una paleta muy amplia para la experimentación, ella se ha adentrado en una mezcla con danzas de la india y chinas muy interesante con un estilo bastante particular dentro del medio, ya que, su elegancia, diseño creativo en vestuarios, control corporal y su dirección coreográfica la ha catalogado como una de las maestras en el tema. Coreógrafa, maestra, diseñadora y seminarista de talla internacional visitando China, Italia, Alemania, Austria, México e India, donde en este último, ha participado en el festival Odissi de gran relevancia.

Durante la fiesta Delirium BellyDance pude entrevistar a Moria Chappell invitada de honor en la fiesta y, aquí, la entrevista, quiero agradecer de una manera muy especial a Sonia Avilés encargada de medios quien facilitó la entrevista y a Ana Olivera en la traducción. Quienes fueron de sobremanera amables conmigo y por supuesto a Moria Chappell quien se mostró cordial, alegre y dispuesta en todo momento.

¿Qué impresiones tienes de México?

“Lo que realmente amo, es que hay danza, música y arte en todos lados”.

¿Cómo te sientes participando con las bailarinas mexicanas?

“La danza es parte de la vida cotidiana de México, las bailarinas mexicanas aprenden coreografía y técnica rápidamente, aprenden rápido y sus mentes están abiertas a combinaciones y coreografías creativas, mientras que en otros lugares, la gente es un poco más rígida y lenta en aprender y tiene que ser más directo todo, mientras que en México hay alegría en cuanto se permite que la danza sea creativa y única”.

¿Cómo te preparas para un show?

“Para mí, cuando empiezo a preparar mi maquillaje se convierte en una meditación y comienza a ser una transformación, quién soy yo en el día a día es diferente de quién soy en el escenario, así que siento que hay un personaje que viene con el vestuario, el cabello, el maquillaje, la coreografía y la música; un cambio sucede y la transformación empieza cuando me pongo el maquillaje y estoy calmada, en mi centro, en mi mente, voy muy dentro de mí, para que cuando salga a escenario pueda poner todo eso fuera y cuando terminó regreso al interior una vez más. Que es muy diferente de ahora, cuando voy a bailar no salgo y juego, salvo que ese sea mi personaje, lo hago, doy una vuelta, hablo con la gente, hago calentamiento. Pero, cuando es una pieza particularmente espiritual estoy más callada: reservada”.

¿Qué recomendación le darías a las bailarinas mexicanas?

“Yo creo que la cultura indígena de México es verdaderamente única, tienen los aztecas, los mayas y veo todos estos templos, la conexión con la naturaleza, el chamanismo, son elementos que podrían ser expresados bellamente a través de la danza tribal fusión y, me gustaría ver algo más de esa fusión en el escenario”.

¿Qué prefieres, bailar en conjunto o cómo solista?

“Son dos cosas diferentes, amo estar en una compañía, porque amo la energía compartida entre todas las bailarinas, las coreografías pueden ser mucho más complejas y trabajar en conjunto y la confianza que se tienen unas a otras en escenario es algo que no puede ser replicado de ninguna otra manera, así que si tengo que escoger uno u otro, probablemente escogería bailar con un grupo, pero, como solista, puedo expresar y experimentar mucho más, porque soy sólo yo tomando los riesgos, no tengo que convencer a nadie más que algo sería una buena idea, puedo ir más lejos y retomar varias danzas de las que no mucha gente sabe, por ejemplo si viajo a Cambodia o a Java o a la India, puedo ver que funciona ahí, lo aprendo directo de la fuente y lo puedo incorporar a mi danza, mientras que si estoy en un grupo o tengo que traer a todos conmigo para que lo aprendan o tengo que enseñarles y no puedes replicar la experiencia de ir y absorber por ti mismo y sentir la chispa desde la fuente, eso pienso que es la mejor parte de ser solista”.

¿Cómo eliges tu vestuario? ¿Qué cosas te gustan más?

“Pasa de maneras diferentes, algunas veces escucho música y se exactamente que tiene que pasar en la danza y luego el vestuario tiene que apoyar eso, por ejemplo, si hay mucho trabajo con los pies, el vestuario no puede ser demasiado largo, si voy a estar en el piso haciendo desplazamientos, no puede ser demasiado abierto, en otras ocasiones mi mente sólo se va a otro lugar y empiezo a coser y no se qué es lo que va a pasar, sólo siento una urgencia de hacerlo, mis dedos comienzan a trabajar por si mismos y puedo terminar tan sorprendida como los demás de lo que resulte”.

“Me preguntan: ¿cómo pensé en eso?, y no lo sé, no sé si lo pensé, sólo sucedió, , y cuando eso pasa, debo esperar a tener la música que va a ir con ese vestuario porque el vestuario sucedió primero y no lo puedo montar con cualquier cosa. Creo firmemente que la música, el vestuario y la danza deben de ser compañeros y apoyarse mutuamente. En otras ocasiones tengo en mente la danza e intencionalmente haré algo con estilo Indonesio y estilo bellydance y los pongo juntos porque quiero ver cómo se ven, eso es un experimento, sucede de distintas maneras con el vestuario. Pero para mí coser es muy terapéutico, cuando me siento estresada y fuera de mí, puedo controlar esta aguja, es algo que puedo controlar aquí y ahora y voy a ese espacio de enfoque y nada más importa, y puedo estar así por horas o días y es maravilloso. Y cuando bailo con él, la energía está ahí, y siento que mi vestuario es mi compañero de danza y estamos juntos en esto, he intentado comprar vestuarios pero no sé si sea correcto, se siente ajeno, siento que me estoy disfrazando en lugar de ponerme una parte de mi misma”.

¿Cómo encuentras la magia en la danza? ¿Qué es lo que más te gusta de bailar?

“Lo que yo siento que hace la danza por nosotros es conectarnos con nuestro cuerpo, de una manera que es un arte viviente y sólo existe cuando lo haces, incluso si lo grabas no es lo mismo, hacerlo es lo que le da vida por sí mismo, así que si no lo practicas muere inmediatamente porque la única manera que tiene de continuar es haciéndolo, la pintura puede durar para siempre , la escultura, la música puede ser grabada , pero la danza sólo existe cuando la ejecutas y luego no existe nunca más; se convierte en un momento en el tiempo que te conecta con tu mente, tu cuerpo, tu espíritu, la energía del planeta, con lo que está pasando con nuestra sociedad, con nuestras vidas y hace de cada día que bailas algo especial”.

 

13435900_504945253037685_1901004564_n

Foto cortesía de Moria Chappell

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s