¿Águila o sol? De Octavio Paz

 Imagen

“Mato de hambre al amor para que devore lo que encuentre.”

Por Ernesto Salamandra

¿Águila o sol? debe ser una lectura obligada para todo aspirante a poeta que desee descubrir los misterios del oficio, haciéndose participe con sus propias sensaciones y al mismo tiempo doblegándose ante su propio ser para dejarse inyectar por los colores, los verbos, los sonidos y los mensajes. Una buena dosis de Octavio Paz en la vena.

En “Trabajos del poeta” uno se puede adentrar a lo diariamente anecdótico, a lo real. Transportándonos a escenarios calurosos, pero no adustos; solitarios, pero no desiertos. Un pueblo mágico, magramente mágico.

“Arenas movedizas” es otra parada en la aventura proporcionada por un volado. Relatos pequeños que parecen ser un recuerdo onírico que dura 20 segundos. Imágenes diáfanas y palabras que abrazan a la curiosidad.

Parece ser que cada uno de los textos que componen ¿Águila o sol? son parte de un diario  circunstancial en el que nos tenemos que ver inmiscuidos por necesidad propia.

Es el azar de la moneda. Octavio Paz provoca una erupción prosaica y poéticamente dañina, que si bien no te lastima, sí te toca.

Particularmente me he sumergido, casi ahogado en dos textos: “Dama Huasteca” y “Hacia el poema”. Y con dos enunciados por demás acertados de éste último cierro mi reseña.

“Todo poema se cumple a expensas del poeta.”

“Merece lo que sueñas.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s